Prácticamente todo el mundo limpia la tapa del inodoro, o todo el inodoro en sí. Pero muchos olvidan revisar otro rincón importante del baño.

Los colgadores para las toallas, o cualquier rincón donde dejes toallas húmedas como los radiadores, se convierten en generadores de bacterias en un entorno tan húmedo como el baño.

¿Cuál crees que es la parte más sucia del baño de tu casa? Si crees que es el reterete, estás equivocado. Existe un rincón aún más peligroso para tu salud debido a lo poco que lo limpias. 

Rointe, empresa especialista en calentamiento electrónico, realizó una encuesta precisamente para hallar el lugar con más bacterias y gérmenes de tu baño. En concreto, pidió a 1.000 personas adultas que revelaran sus rutinas de limpieza en este rincón tan importante de una casa.

Se descubrió que el inodoro, incluyendo su asiento, es lo más lavado y por lo tanto es uno de los lugares más limpios del baño. Es lógico. Los participantes son conscientes de que es el objeto más utilizado, así que lo normal es mantenerlo impoluto para evitar problemas.

Lo contrario también es cierto: la encuesta descubrió que las personas tienden a olvidarse del rincón dedicado a colgar o a dejar las toallas, ya sea el colgador en sí o el radiador.

Solo el 11% de los participantes admitió lavar los colgadores para toallas al menos una vez al mes. En cuanto a los radiadores, solo un 17% los lava con cierta frecuencia mientras que un 7% jamás ha limpiado los suyos.

En comparación, un tercio de los encuestados lava el asiento del inodoro a diario. Y un 29% limpia el fregadero cada día.

'Con el arma a punto'.

Tras obtener estos resultados, Rointe quiso realizar una comprobación y examinó a fondo 5 baños para encontrar los lugares con mayor proliferación de bacterias. El 60% de los colgadores de toallas fueron considerados como zonas extremadamente sucias.

Las conclusiones de la encuesta explican que hay que lavar tanto los radiadores como los colgadores al menos 3 veces por semana. La táctica es recordar que el baño es un entorno húmedo. Así que si cuelgas las toallas recién usadas en su sitio o encima de un radiador, estas se convierten en un entorno ideal para microorganismos y bacterias, ¡inquilinos que no querrás tener cerca de la cara!

En concreto, Rointe recomienda que, para limpiar, primero apagues el dispositivo (si es un radiador o calefactor) para evitar riesgos. Luego, utiliza un paño suave para quitar la suciedad. En cuanto a la grasa, o manchas tozudas, un limpiador de ventanas sirve. Si no tienes, utiliza agua tibia con algo de jabón.

Seguramente te encontrarás con ranuras, rincones o zonas de difícil acceso. Para estas ocasiones lo mejor que puedes hacer es recurrir a un cepillo de dientes gastado, para que sus fibras se acomoden. Finalmente, seca y pule el objeto en cuestión con un paño de microfibra. Se recomienda hacer este último paso haciendo movimientos circulares para evitar provocar daños.

Categories:

Comments are closed