La pandemia del coronavirus ha impactado fuertemente al reciclaje de residuos sólidos. Para que el sector sobreviva y crezca, se requiere de creatividad y una revisión de los marcos regulatorios y de incentivos.

En el día del reciclaje es bueno reflexionar sobre el presente y futuro del sector. Nuestra región (América Latina y el Caribe) nunca se ha caracterizado por sus elevados niveles de reciclaje. De las casi 230 millones de toneladas de residuos sólidos que generamos todos los años, esto incluye domiciliarios, comerciales e institucionales, reciclamos menos del 5%. 

Los bajos niveles de reciclaje se explican por muchos factores: ausencia de servicios de recolección selectiva, baja reciclabilidad de los envases y empaques, mercados de reciclaje inexistentes o tecnologías de reciclaje inadecuadas. Existe también un factor fundamental asociado al comportamiento de los consumidores. Incluso cuando los consumidores tienen acceso a sistemas de recolección selectiva o puntos verdes, los niveles de reciclaje continúan siendo bajos. En Estados Unidos, se estima que los consumidores con acceso a sistemas de reciclaje sólo separan el 40% de los materiales reciclables. El 60% restante no se separa y termina en el ambiente o, en el mejor de los casos, en sitios de disposición final. No tenemos datos para la región, pero podemos imaginar dinámicas similares.  

Otro aspecto importante del sector es su alto nivel de informalidad. La región cuenta con más de 2 millones de recicladores de base, los cuales aportan más del 50% de material que se recupera. Sólo un 10% de los recicladores de la región forma parte de una cooperativa u organización. Lgran mayoría lleva adelante su actividad de manera independiente e informal. Menos del 5% de nuestras ciudades cuenta con programas de reciclaje que incluyan a los recicladores como parte del sistema de gestión de residuos reciclables. Es decir, en América latina y el Caribe el reciclaje es informal.  

La pandemia asociada al COVID-19 le ha pegado muy duro al sector. Las medidas de confinamiento y distanciamiento social han generado una disminución considerable en los niveles de reciclaje. Muchos gobiernos nacionales y municipales han discontinuado sus programas y prohibido las actividades de los recicladores de base por no ser considerado como un servicio esencialBajo este marco, las empresas de reciclaje, cuando no se les prohíbe realizar la actividad, se han quedado sin flujo de materiales y han tenido que interrumpir su operación. Es decir, el sector de reciclaje está hoy, en la mayoría de los países, en una situación de stand by o parálisis.  

 

Otro golpe duro al sector ha sido el desplome del precio del petróleoLos plásticos representan un material importante en los flujos de reciclaje en la región, y hoy en día resulta mucho más económico producir envases y empaques a partir de resinas vírgenes y no con resinas recicladas. Esto ha desinflado aún más la rentabilidad de estos mercados.    

El reciclaje es una de las principales estrategias para abordar el desafío de los residuos sólidos municipales. Si bien la “reducción” y “reutilización” puede tener impactos importantes, si el objetivo de fondo es desviar la mayor cantidad posible de residuos de los sitios de disposición final, el reciclaje es la mejor alternativa para trabajar este tema a escala.  

Hoy en reciclaje se encuentra en jaque en nuestra región y el reinicio de actividades y programas de reciclaje probablemente no sea suficiente. Para que el sector sobreviva y crezcase requiere de creatividad y una revisión de los marcos regulatorios y de incentivos. De la ampliación de los sistemas de recolección selectiva. Del fortalecimiento de las organizaciones de recicladores.    

Países como Colombia y Chile han comenzado a instaurar normativas y políticas de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) aplicables a envases y empaques. Esto favorece la creación de mercados de reciclaje y son buenas señales en ese sentido, pero aún resta mucho camino por recorrer.  

Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *