La idea de reservar un espacio de la casa para el momento del baño y para otras necesidades fisiológicas se desarrolla a finales del s XIX en viviendas burguesas y acomodadas con muebles de madera que recubrían los sanitarios, suelos de mármol y delicados accesorios de baño en porcelana y metales preciosos. Lo normal era separar las habitaciones dedicadas al baño y aseo, del lugar donde se instalaba el inodoro.

La industrialización y nuevos hábitos de higiene permiten desarrollar y mejorar las infraestructuras de saneamiento que unido al perfeccionamiento técnico facilitan la implementación del cuarto de baño doméstico tal y como lo conocemos hoy en día. En los años 60 el crecimiento económico y la nueva sociedad de consumo producen un boom en el diseño de interiores que afecta también al baño, dándole un gran protagonismo. Nuevos modelos de bañeraslavabos, nuevas formas y nuevos materiales, así como el desarrollo de las griferías monomando y termostáticas.

Las nuevas costumbres higiénicas están tan arraigadas que no somos capaces de ir a ningún sitio si no cuenta con un espacio para hacer nuestras necesidades. Cuando vamos a la playa, de camping o a un festival, incluso en la celebración de una boda al aire libre, es importante tener en cuenta este aspecto, por eso se han puesto tan de moda los baños portátiles. Este tipo de sanitarios se pueden colocar en cualquier lugar porque no necesitan conexión a la red sanitaria o al alcantarillado. 

Los baños portátiles cuentan con los últimos avances tecnológicos, y cumplen con todas las normativas vigentes en cuanto a higiene. Hay modelos que vienen además adaptados para personas con necesidades especiales.

Categories:

Comments are closed