Ejercicios que te ayudarán a mejorar el control de la vejiga

Con los ejercicios de Kegel, podrás controlar mejor la incontinencia orinaria o intestinal

Hay personas que necesitan ir al baño muchas veces al día porque no pueden controlar su vejiga y sus ganas de orinar. Hay una serie de ejercicios que te pueden ayudar, llamados ejercicios de Kegel, que lo que hacen es fortalecer los músculos de debajo del útero, la vejiga y el intestino grueso. Estos te ayudarán si tienes problemas con los escapes de orina o el control intestinal. 

Para que nos hagamos una idea, los ejercicios de Kegel son similares a cuando tenemos que orinar y después parar de golpe. Para hacerlo, necesitamos relajar y apretar los músculos de la zona, por lo que este control nos ayudará  a fortalecerlos. Para ello, lo primordial es localizar los músculos correctos con los que vas a hacer los ejercicios. Hay una forma de encontrarlos fácilmente:

  • En el caso de las mujeres, introduce un dedo en la vagina y aprieta los músculos como si contuvieras el pipí, y después relájalos. Si notas que los músculos se tensan, y se desplazan arriba y abajo, entonces los has encontrado.
  • En el caso de los hombres, introdue un dedo por el recto y aprieta los músculos como si contuvieras la orina, y después relájalos. Igual que con las mujeres, debes notar que los músculos se han tensado y han desplazado hacia arriba y hacia abajo. 

Cómo realizar los ejercicios de Kegel

Si quieres ejercitar los músculos de la zona en cuestión, debes hacer estos ejercicios tres veces al día. Puedes hacerlo estirado o sentado, como tú prefieras, pero lo importante es que tengas la vejiga vacía. 

  1. Aprieta los músculos del suelo pélvico entre tres y cinco segundos, y después relájalos durante cinco segundos.
  2. Haz el ejercicio diez veces, tres veces al día: por la mañana, la tarde y la noche. 

Es importante que tengas el cuerpo relajado cuando vayas a ejercitar el suelo pélvico. Procura no tensar otros músculos, como el estómago, los glúteos o los muslos. 

Pasadas las 4-6 semanas, notarás la mejora y sentirás que los síntomas que incontinencia mejoran. Es importante recalcar que puedes seguir realizando los ejercicios tanto tiempo como quieras, pero no puedes aumentar la cantidad, puesto que el sobreesfuerzo puede conducir a una distensión en el momento de orinar o defecar. 

Debes tener en cuenta algunos puntos importantes sobre estos ejercicios:

  • No realices los ejercicios de Kegel mientras orinas más de dos veces al mes. De lo contrario, podrías debilitar los músculos del suelo pélvico al cabo del tiempo, o incluso dañar la vejiga y los riñones. 
  • Si eres mujer y practicas estos ejercicios, procura hacerlos bien. Si ejerces demasiada fuerza, puede ser que los músculos vaginales se tensen demasiado y que acaben presentando alguna molestia en el momento de tener relaciones sexuales. 
  • Si dejas de hacer los ejercicios, puede ser que la incontinencia vuelva a hacer acto de presencia. Por lo tanto, una vez que empieces, ya no podrás parar de realizarlos durante el resto de tu vida. 
  • Los resultados quizá no son inmediatos: puede darse el caso de que tardes meses en notar una mejora, pero eso no significa que no estés mejorando. Paciencia. 

Categories:

Comments are closed