¿Qué es la ecología?

La ecología es el estudio de las relaciones existentes entre los organismos vivos, incluidos los seres humanos, con su ambiente físico; se trata de comprender las conexiones fundamentales que vinculan a las plantas, los animales y a su vez al mundo que les rodea.

La Ecología también proporciona información vital sobre los beneficios de los ecosistemas y cómo podemos utilizar los recursos de la Tierra de manera que las generaciones futuras puedan gozar de un Medio Ambiente saludable.

Los ecólogos estudian estas relaciones entre los organismos y hábitats en todos los niveles: desde de las bacterias microscópicas que habitan en un charco, a las complejas interacciones que se dan entre los miles de plantas y animales que se encuentran en un desierto, un atolón o una selva.

¿Y el Medio Ambiente?

Hablamos de Medio Ambiente cuando nos referimos al medio que rodea a un ser vivo o una comunidad de plantas o animales y con el cual existe una interacción. El estudio de la salud del mismo es fundamental para conservar el equilibrio de los sistemas.

El papel de la ecología en nuestras vidas

Las muchas especialidades dentro de la ecología nos proporcionan información que nos permite comprender mejor el mundo que nos rodea y que puede ayudar a mejorar nuestro Medio Ambiente, la gestión de nuestros recursos naturales y la protección de la salud humana. Los siguientes ejemplos ilustran sólo algunas de las formas en las que el conocimiento ecológico ha influido positivamente en nuestras vidas.

Mejoras en nuestro entorno

En la década de 1960 la investigación ecológica identificó dos de las principales causas de la mala calidad del agua en lagos y corrientes: la presencia fósforo y nitrógeno que se encuentran en grandes cantidades en los detergentes para ropa, los pesticidas y los fertilizantes.

Provistos de esta información, los ciudadanos fueron capaces de tomar las medidas necesarias para ayudar a restablecer los lagos y arroyos de sus comunidades, muchos de los cuales fueron recuperados para la pesca y la natación.

Algunas especies llamadas “invasoras” (plantas, animales, microbios y hongos no originarios de una zona determinada) ponen en peligro nuestros bosques, tierras de cultivo, lagos y otros ecosistemas. Las especies introducidas (accidentalmente o exprofeso) interactúan con las plantas y los animales autóctonos y a menudo dañan el Medio Ambiente en el proceso.

Los ecologistas han descubierto que los pantanos y humedales son un filtro natural de toxinas y otras impurezas del agua. Mediante el uso de sistemas de filtración naturales, tenemos la opción de construir un menor número de nuevas plantas de tratamiento de aguas, con sus consiguientes efectos medioambientales.

Categories:

Comments are closed