La aventura de la vida de casados apenas comienza. ¿Quieren el mejor arranque para su matrimonio? Luego de las intensas emociones de la boda, conviene seguir disfrutando, relajarse un poco y poner en orden algunas cosas que ya esperan. ¿Cómo cuáles?

Mientras van camino a su noche de bodas, mentalmente harán balance del día. Se darán cuenta de que todo salió a las mil maravillas, desde la ceremonia hasta la recepción y el baile. ¿Acaba todo aquí? ¿Qué pasa en las 24 horas que siguen al enlace? Además de dedicarse cuantos pensamientos de amor sean capaces de recordar, hay varias cosas que hacer el día después de la boda. Alerta de spoiler: llevar a la tintorería el vestido de novia y el smoking todavía puede esperar un poco más.

1. Noche de bodas: romanticismo puro

Novio cargando a novia en noche iluminada

Atender a invitados, resistir hasta el último baile en un día en el que seguro madrugaron mucho o estar al pendiente de que los terrarios de los arreglos de mesa para boda sean los que encargaron puede consumirles un poco la pila. Pero, al término, llega un momento que toda pareja debe disfrutar como nunca: su noche de bodas. Los recién casados siempre aguardan con entusiasmo esas horas de pasión.

Si no leyeron los votos matrimoniales en la boda, este es un buen momento. ¡También se vale leerlos en privado! La ilusión de iniciar un matrimonio y de emprender un camino juntos hará más conmovedor el momento de intercambiar sus cartas con pensamientos de amor ¡para una noche muy larga!

2. ¿Habrá tornaboda?

Buffet de tornaboda con hamburguesas y pizza

¿Quién dijo que la fiesta acabó? Aunque es opcional para cualquier pareja, es tradicional seguir festejando después de la recepción. Además, es un buen momento para quienes quieren pasar más tiempo con aquellos familiares y amigos que viajaron para no perderse este evento tan especial.

En algunas bodas, la tornafiesta se hace inmediatamente después, durante la madrugada. Sin duda, esta opción es para novios e invitados que tengan la suficiente energía para desvelarse después de toda la noche bailando.

Sin embargo, hacerla al día siguiente tiene sus ventajas. A ustedesles dejará llegar más temprano y menos cansados a su primera noche de esposos; a sus invitados también les permitirán reponer fuerzas para continuar festejando al día siguiente. Y todos podrán llevar ropa mucho más cómoda.

Así como la boda, la tornaboda debe entrar dentro de la planeación del día B. De esta manera, los aperitivos, música, bebidas, flores y decoración que tengan en mente, se podrá anticipar.

3. Encuentren una forma de relajarse

Pareja desayunando en playa

Cualquier boda implica un esfuerzo grande para ambos, en cuestión de organización y como anfitriones, así que es importante que se den un tiempo necesario para relajarse en las 24 horas siguientes y despejar sus mentes. Sea durmiendo bien, tomando un baño de espuma y pétalos, escuchando esa canción que siempre los serena, tomándose unos minutos para meditar o contratando con antelación un servicio de spa para los novios.

Esto ayudará también a su piel por la desvelada y los excesos de comida y bebida que hayan tenido. Qué mejor forma de celebrar que relajándose mutuamente, ¡a sacar la buena vibra del matrimonio!

4. Agradezcan a sus seres queridos

Novios besándose en un yate rodeados de sus invitados

La generosidad y la compañía de sus invitados merece ser correspondida. Aunque ya hayan incorporado unas tarjetas de agradecimiento a sus recuerdos para boda, háganles partícipes de su felicidad por haber contado con su presencia.

¿Cómo y en qué formato?

Puede ser en el discurso de su tornafiesta, invitándolos a una excursión de día, en su web de boda o en una publicación general en sus redes sociales con el hashtag que hayan elegido en los preparativos de su boda. Pueden postear alguna fotografía que les adelante el fotógrafo o elegir su favorita de las que tomaron con el celular sus invitados y después compartieron en su álbum de Wedshoots. ¡A sus invitados les encantará el detalle!

Pero no solo eso. También tengan un detalle especial con las personas más cercanas y agradézcanles de manera individual. Quizá con una llamada, un mensaje de texto personalizado o comentando las fotos que publicaron, incluso recordando alguna anécdota. ¡Ah! Revisen las redes sociales de sus invitados, ¡seguro encontrarán mucho registro fotográfico!

5. Repasen el checklist de la luna de miel

Pareja caminando por la playa

No solo los trámites, el protocolo de la ceremonia y detalles del banquete requieren de organización, también la luna de miel. Así que tomen en cuenta que después de que haya pasado la boda, para tener todo bajo control, deben tener un checklist de lo que falta por hacer. ¿Ya confirmó el hotel la reserva? ¿Ya hicieron el check in en línea de su vuelo e imprimieron los boletos? ¿Ya tienen descargado en sus celulares el mapa del lugar? ¿Qué dice el pronóstico del clima? ¿Cómo van las maletas?

Todo esto es parte fundamental. Hagan una lista de todo lo que implica, desde repasar que los dos tienen el itinerario hasta preparar un pequeño botiquín o tener a la mano los números y direcciones útiles en caso de emergencia, como hospitales, bancos o, en caso de viajar al extranjero, consulados de México. ¡Prevenidos la pasarán mejor que nunca!

6. Plasmen los recuerdos ¡en este momento!

Libro de firmas de boda con fotografías instantáneas

No dejen que se enfríe ese momento que están viviendo: anoten las emociones que tuvieron hace 24 horas cuando el estilista preparaba su peinado, cuando bailaron el vals o esa anécdota chistosa de cuando partieron el pastel de boda. Y qué decir de sus sentimientos mutuos, de cómo se leían las miradas y sintieron ese beso que selló su matrimonio.

Si quieren llevar un registro de momentos en un diario o en el libro de firmas, estas horas son cruciales. Así se asegurarán de documentarlo con mayor nitidez para el futuro y será un tesoro que guardarán para siempre junto con el álbum de boda que llegará después.

7. Sesión de fotos: ¡una más!

Pareja de novios con su mascota

Con todo el ímpetu de las parejas recién casadas y la tranquilidad de haber dejado atrás los preparativos, pueden tener una sesión posboda muy particular. Vístanse nuevamente con sus atuendos nupciales y esta vez pónganse creativos. Pueden hacer un trash the dress en el agua, con arena, lodo o pintura, por ejemplo.

¡O mantengan el vestido de novia y el traje tan impecables como deseen! Solo exploren nuevas poses y actitudes ante la cámara. Pueden pasearse por la ciudad con sus atuendos si no lo hicieron un día antes o aprovechar para tener sesiones más personalizadas con la familia. ¡Lo importante es aprovechar el momento!

Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *