¿CUÁL ES LA MEJOR FECHA PARA ORGANIZAR UN EVENTO?

Tanto a nivel empresarial, como particular, elegir la fecha para organizar un evento nos puede suponer un quebradero de cabeza. ¿Cuál es la mejor fecha para organizar un evento? En Letrimex te damos algunas claves para que nada estropee ese día marcado en el calendario.

Para elegir la fecha en la que celebrar un acontecimiento, tenemos que tener muy en cuenta el tipo de evento que es: una cena de empresa, un cumpleaños, una convención, un family day, una inauguración, una boda…

Cada evento es distinto, pero para todos es importante contemplar aspectos como: fecha, día, hora, tamaño del mismo, lugar, características especiales…

  1. Fecha: Dependiendo del tipo de evento, cobra más o menos importancia. Por ejemplo, la organización de una boda será distinta en mayo, que en diciembre. Los eventos que se realizan en mayo, junio, julio, agosto y septiembre suelen planificarse al aire libre. Es muy importante decidir la fecha para tener en cuenta el resto de aspectos.
  2. Hora: Elegir entre día y noche depende del tipo de evento que se vaya a celebrar y también de la estación del año. Los eventos nocturnos parece que tienen más glamour, tienen un protocolo diferente, decoraciones distintas… Mientras que los que se celebran por el día nos permiten alargar más la celebración, ya que tenemos más horas por delante.
  3. Día de la semana: Una vez más, esto va a depender del tipo de evento que sea. Los días clave para celebrar un evento festivo de empresa y/o particular suelen ser viernes noche o sábados. Por ejemplo, cenas o comidas de empresa, bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños, días familiares, actividades lúdicas empresariales…  Estos días no se suele trabajar y el evento puede alargarse para todos los asistentes. Por otro lado, si el evento es más profesional, como una inauguración, un congreso… lo mejor suele ser hacerlo entre semana, ya que el fin de semana las personas aprovechan para estar con sus familias y amigos. Además, es muy importante que dos eventos no coincidan el mismo día. Esto hace que nuestros invitados tengan que elegir entre uno u otro.
  1. La estacionalidad: Los meses de primavera y verano son los más solicitados para celebrar un evento. Te evitas, generalmente, las lluvias y el frío y todo está mucho controlado. Sin embargo, los costes suelen ser más altos y la disponibilidad menor. Como hay gustos para todo, te recomendamos que, si también te apetece, celebres tu evento durante el otoño.
  2. Días festivos: Hay que tener muy en cuenta que tu evento no se celebre en un lugar donde ese día sea festivo local, o haya algún festivo cercano que haga que nuestros asistentes no estén en esas fechas. Los puentes o la Semana Santa también es preferible evitarlos, ya que la gente suele planificar algún viaje.
  3. Lugar: Es imprescindible confirmar la disponibilidad del lugar donde nos gustaría realizar el evento. Este aspecto modificará todos los demás.

Categories:

Comments are closed