El día de nuestra boda no solo es un día de alegría máxima, sino también el momento en el que dos familias se unen y comienzan un recorrido vital común. Por eso, las decisiones que marcan la personalidad de una boda están relacionadas directamente con la personalidad de los cónyuges.

Cuando se conoce verdaderamente a una persona es cuando vive sus mejores y sus peores días, pues son momentos excepcionales que les llevan al límite de las emociones. Una boda es una situación de extrema felicidad, pero también de mucha gestión, donde hay multitud de detalles por decidir y revisar y, en función del carácter de cada cual, pueden ser más meditados o más espontáneos.

Aries
Del 21 de marzo al 20 de abril

Los aries viven las experiencias familiares como inmersiones apasionadas. Son personas que sirven de pegamento para el resto de personas de su entorno, y por tanto el momento de su boda se convierte en una fecha aún más destacada porque es el motivo y la excusa para unir a todos los seres queridos y celebrar juntos un día irrepetible. Los aries se decantan por bodas grandes, llenas de detalles y donde las actividades emocionales tienen un lugar muy destacado.

Tauro
Del 21 de abril al 20 de mayo

Cuando este signo de tierra planifica su boda se muestra muy estricto y controlador. Le puede estresar perder la noción de cómo se harán las cosas y pretende que todos los detalles estén bien atados y sean de su gusto. A Tauro nunca le gustó la improvisación, y mucho menos en un día tan señalado, lo que puede generar algunas tensiones o malos entendidos con la pareja, pues no existe en este sentido un signo como Tauro, tan dado a los listados y los “check”. Sin embargo, todo en Tauro está enfocado a buscar que sea un día inolvidable y, por lo tanto, son decisiones tomadas con el corazón.

Géminis
Del 21 de mayo al 20 de junio

El don de gentes natural y espontáneo de los géminis marca su personalidad y la forma en la que disfrutan de un día tan maravilloso como el de su boda, porque se rodean de buenos consejeros, los propios invitados, y buscan que el resultado sea acorde con una celebración familiar en la que todos puedan sentirse incluidos. Para géminis iniciar una vida en pareja no solo es decir el sí quiero a su media naranja, sino unir a las dos familias, y por tanto en su boda no podrán faltar actividades divertidas que ayuden a socializar, a mostrar facetas sorprendentes de los invitados y a ponerlo fácil para homenajes emotivos.

Cáncer
Del 21 de junio al 22 de julio

Las boda de los cáncer tienden a ser de un tamaño discreto, son personas que valoran mucho más la calidad que la cantidad, y son conscientes de que cuanto más pequeño es el frasco, más penetrante puede ser su esencia. Son personas sensibles y con un gran gusto por los detalles, que no dudarán en formar parte de todo el proceso de organización de la boda y, probablemente, busquen un entorno original para celebrarla.

Leo
Del 23 de julio al 22 de agosto

Los nacidos bajo el signo de Leo tienen un carácter que les mueve a erigirse como líderes, por lo que a la hora de organizar un día tan importante, y con la tremenda gestión logística y emocional que implica una boda, son personas que se remangan y se ponen manos a la obra para erigir un evento que les represente. De forma general, la boda ideal de un Leo es un evento bastante masivo y disfrutan de invitar hasta los amigos de sus vecinos, porque tienden a pensar que si menos es más, más será muchísimo más, y eso les satisface, pues no hay motivo para quedarse cortos cuando se trata de un día irrepetible.

Virgo
Del 23 de agosto al 22 de septiembre

Los virgo son personas que en ocasiones se atormentan por los errores o las imperfecciones, así que lo primero que pensará un virgo al diseñar su boda es ¿qué podrá salir mal? Es un signo previsor y hasta cierto punto cuadriculado cuando se refiere a cuestiones que le importan y prefiere pensarse la cosas dos o tres veces antes de fallar. Y una boda es un evento magno, con muchas formas de acertar, pero también de polemizar o no dar en el blanco. La boda ideal de un virgo es aquella para la que existe mucho tiempo por delante de preparación, tiempo en el que poder sopesar muy bien el lugar, los proveedores y el color de las invitaciones.

Libra
Del 23 de septiembre al 22 de octubre

El placer es para los libra uno de los ejes fundamentales de su comportamiento. Buscan bodas que aporten un plus de alegría, de sofisticación o de autenticidad. Una boda en la playa o en un ambiente rural, para que sea una celebración con olores diferentes, con sabores originales. Los libra son buenos anfitriones, quieren compartir estas esencias y hacerlas comunes, y el día de su boda es la mezcla fundamental para unir familias, recuerdos y planes de futuro.

Escorpio
Del 23 de octubre al 22 de noviembre

Los nacidos bajo el signo de escorpio son clásicos y estrictos. Buscan la boda de sus sueños Aque, de alguna forma, se asemeja mucho a la que soñaron en su tierna infancia. Buscan cierta clasicidad como forma de completar un sueño y para corresponder a lo que los demás esperan que sea este día. demás, los escorpio son personas especialmente preocupadas por corresponder a los otros, por hacer lo que se espera de ellos y por aplicar una corrección acorde con la importancia de cada momento.

Sagitario
Del 23 de noviembre al 21 de diciembre

Quienes nacieron bajo el influjo de sagitario son personas apasionadas, todo lo que hacen lo hacen dejando una parte de ellos en sus acciones y su boda se transforma en una dedicatoria de amor hacia su pareja y hacia el futuro. Su boda ideal suele estar enmarcada en espacios naturales o contar con una decoración o detalles que nos evoquen a la naturaleza. Sagitario busca en todo guiños positivos, naturales y con cierta simbología de futuro.

Capricornio
Del 22 de diciembre al 20 de enero

Si existe un signo zodiacal que huye de lo superfluo es capricornio, interesado más bien en la practicidad y en el sentido final de las cosas. Para capricornio, por mucha ilusión que ponga en la boda, este evento es una unión sin más, y busca la forma de que sea amena y elegante, pero no tiende a alargar demasiado el periodo de organización ni a buscar detalles muy complejos. Su máxima es: si está bien, adelante. Si es difícil, busquemos algo más sencillo.

Acuario
Del 21 de enero al 19 de febrero

Los Acuario no son grandes planificadores. Un Acuario podría casarse de manera improvisada en Las Vegas. Les gustan los detalles, buscan simbología en sus actos, y pretenden que todos los invitados estén a gusto. Pero no entra en su personalidad “sufrir” dejándose la piel en una planificación. Su boda ideal es aquella en la que pueden ver a todos los invitados, compartir su felicidad y dar el sí quiero en un ambiente humano y sin una especial parafernalia.

Categories:

Comments are closed