Monthly Archives: julio 2018

  • 0

USOS DE UNA CASETA DE OBRA

Una de las construcciones prefabricadas más buscadas en la actualidad es la caseta de obra, que como su nombre lo indica, se utilizan constantemente en trabajos del sector de la construcción, donde cumplen con diferentes objetivos y se suelen colocar dentro de las instalaciones o del perímetro de las obras, ya que sus usos son diversos.

Las casetas de obra son elementos prefabricados o ensamblados con módulos, que se utilizan como oficinas, bodegas, vestidores, comedores, entre otros usos, ya que cuentan con gran flexibilidad de uso y se adaptan a la perfección a las necesidades de una construcción. Se consideran construcciones provisionales o temporales porque pueden trasladarse a cualquier obra pública, residencial o privada, ya que pueden llevarse como auxilio a los lugares donde se van a construir casas, edificios, fraccionamientos, naves industriales o cualquier tipo de edificación, siendo utilizadas durante el tiempo que dure la obra para después retirarlas o desmontarlas con la misma facilidad con la que se instalaron.

Este tipo de construcciones prefabricadas o modulares son de gran ayuda para llevar a cabo un proyecto de construcción, ya que muchas veces se requiere del traslado de trabajadores, mercancías e insumos a las zonas más remotas dentro o fuera de la ciudad (como es el caso de las naves industriales); en muchas ocasiones los empleados no encuentran los servicios básicos en los alrededores, como para comprar sus alimentos o bebidas, ir al sanitario, descansar unos momentos, dormir o acudir en caso de un accidente, lesión o dolor. Al contar con casetas especiales, la constructora puede armarse con lo necesario para brindar la seguridad y comodidad a sus empleados, como un centro de enfermería para la atención de emergencias, o un refrigerador donde se resguarden los alimentos y bebidas que los empleados llevan, o lockers para que coloquen sus pertenencias.

Del mismo modo puede ser necesario contar con una zona para realizar el trabajo administrativo que toda construcción requiere, y una caseta de obra es una excelente alternativa, pues además de poder colocarse computadoras, impresoras y teléfonos a modo de oficina, puede utilizarse como bodega para mantener el control de los insumos, así como del presupuesto, de los empleados y de la facturación o los pagos de los clientes.

Ya sea como parte de la empresa constructora, de un servicio para el personal o para el área de vigilancia, el uso de estas casetas es cada vez más común en todo el mundo, y esto se debe a la gran funcionalidad que ofrecen a las industrias y a que tienen un costo de adquisición muy atractivo, que puede ganar aún mayor valor si consideramos que la calidad y resistencia de los materiales garantizan una vida operativa de más de 15 años, con muy pocas necesidades de mantenimiento.

Entre las características de las casetas de obras encontramos la prefabricación, es decir, que no tienen la necesidad de utilizar materiales para construcción, cimientos, pinturas, etc., ya que se trata de módulos que se trasladan con la ayuda de camiones o camionetas, pues cuentan con ruedas para facilitar el movimiento y colocación en los lugares donde se necesitan. También se caracterizan porque dentro de su diseño y funcionalidades, cuentan con los servicios básicos, como baño, toma de agua y electricidad, por lo que permiten la independencia total y evitan la necesidad de alquilar otros servicios como los de un baño portátil. Con el fin de prolongar su vida útil y las condiciones de seguridad, es indispensable que los empleados que utilicen la casera la mantengan adecuadamente ventilada y aseada, para cumplir con los lineamientos de seguridad.

Usualmente las casetas se fabrican con lámina de acero, fibra de vidrio y multipanel, con el fin de incrementar la resistencia, pero también el aislamiento acústico y térmico, lo que es de gran importancia en una oficina dentro de una obra para proteger la salud auditiva del trabajador administrativo, pero también para favorecer su concentración y la posible interacción con los clientes.

Una gran ventaja es que al elegir una caseta de obra se puede optar por modelos prefabricados y creados para una determinada cantidad de personas; por su parte, las opciones modulares pueden armarse del tamaño que se desee, formando secciones interconectadas, que pueden tener un gran tamaño si la construcción así lo amerita, aunque lo más común hoy en día son las opciones prefabricadas, que cuentan con todos los elementos para brindar la funcionalidad y comodidad que los trabajadores necesitan.

En obras de gran magnitud, es común que las casetas de obra sirvan de dormitorio, vestidor y comedor, ayudando con esto a reducir los gastos de la empresa constructora pues se ahorra el pago de restaurantes y habitaciones de los trabajadores, brindándoles como prestación un comedor, los alimentos y bebidas y un lugar para descansar.

En cualquier construcción, contar una caseta de obra es de gran ayuda para el correcto funcionamiento, así como para la satisfacción y seguridad de los trabajadores, que se reflejará en los resultados de la obra y en la satisfacción de los clientes finales; como hemos visto hasta ahora, estas casetas tienen infinidad de usos y beneficios tanto para las empresas como para los trabajadores de las construcciones.

Te invitamos a consultar el catálogo de productos que en Guarda Mobile tenemos para tu construcción y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.


Cotizar

Nombre del contacto (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Telefono (requerido)

Celular

¿Cuál? Es Su Necesidad Inmediata

Comentarios